El Juego de los Diablitos es declarado Patrimonio Cultural Inmaterial

 

 

 

 

Las comunidades indígenas de Boruca y Rey Curré, ubicadas en Buenos Aires de Puntarenas, son pueblos indígenas de Costa Rica que preservan costumbres y tradiciones ancestrales y que forman parte de la identidad pluricultural y multiétnica del país.

Destaca entre sus prácticas la manifestación que hemos llamado tradicionalmente el Juego o Fiesta de los Diablitos la cual desde tiempos inmemoriales se realiza anualmente en la localidad de Boruca, entre el 30 de diciembre y el 2 enero, así como en la comunidad de Rey Curré, desde 1979, donde se efectúa el último fin de semana de enero o el primero de febrero.

La Comisión Nacional de Patrimonio Cultural Inmaterial (CONAPACI) recibió de la comunidad indígena de Boruca la solicitud de declaratoria del Juego de los Diablitos, como Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual fue acogida y consiguió su visto bueno, razón por la cual, el Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera, y la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán Salvatierra, declararon oficialmente el Juego de los Diablitos de los poblados indígenas de Boruca y Rey Curré como Patrimonio Cultural Inmaterial de dichas comunidades. Esta declaratoria facilitará que instituciones del sector público y privado contribuyan en la salvaguardia de esta importante manifestación cultural.

Luis Guillermo Solís Rivera, Presidente de la República, indicó: “nos complace que esta hermosa manifestación ancestral de las comunidades de Boruca y Rey Curré siga siendo reconocida. Ha sido nuestra voluntad como Gobierno que el Patrimonio Cultural Inmaterial, que es sello de nuestra identidad, ocupe un lugar especial en la agenda política”.

 

 

 

 

Sylvie Durán, ministra de Cultura y Juventud, afirmó que la declaratoria reconoce “el principal ritual de la comunidad Brunca y su cosmogonía. Se suma a un conjunto de declaratorias nacionales de Patrimonio Inmaterial al Calypso, al Swing Criollo, al Tope de Toros; así como al Boyeo y la Carreta con su declaratoria de nivel internacional. Todas ellas van dando cuenta de nuestra diversidad cultural, y esta destaca por ser la primera que se declara específicamente en una comunidad indígena”.

“Nuestra comunidad tiene muchos años de conservar este legado que nos dejaron nuestros abuelos, por lo que nos toca a nosotros los jóvenes traspasarlo a las nuevas generaciones. Esta declaratoria viene a reforzar el trabajo que estamos haciendo, a darnos fuerza en momentos oportunos, porque en este momento el Juego de los Diablitos experimenta una cambio cultural importante, porque nuestros miembros mayores ya no están, los hemos perdido a todos en los últimos dos o tres años; ya existen sucesores que hasta este año tomarán la batuta de esta práctica como Diablos Mayores o líderes que emprenden la tradición, por lo que esta declaratoria nos permite proteger nuestra cultura, tradición, comidas, danzas y resguardar nuestras prácticas inmateriales y espirituales” explicó Melvin González Rojas, miembro de la comunidad Boruca.

 

 

El Juego de los Diablitos

El origen de esta expresión cultural se remonta a la época colonial y desde allí se ha venido conservando de generación en generación en forma oral, con leves cambios en su organización pero conservando en esencia el significado original. Representa el drama histórico de la conquista, es decir, la lucha de los borucas, personificados por los cabrû (diablitos) contra los españoles simbolizados en la figura del toro, enfatizando la resistencia del indígena ante la colonización.

Esta práctica posee una serie de reglas y elementos propios de la tradición, así como un relevante significado para ambas comunidades. Es una manifestación cultural compleja en la cual participan un amplio número de actores (la comisión de diablos, el diablo mayor, diablos menores, arreadores, músicos, el toro, toreros, matadores, colaboradores, “perros” y diablas) y que está estrechamente ligada a conocimientos ancestrales y otras destacadas expresiones culturales como son la artesanía para la elaboración de máscaras y atuendos de los diablitos, la música, con sus instrumentos y cantos, la danza y el teatro, las comidas y las bebidas tradicionales y otros elementos propios de la tradición oral.

La directora de la CONAPACI expresó que “a nivel ancestral, esta es una práctica muy especial, porque mediante el Juego de los Diablitos todos los años hay un nacimiento del pueblo Boruca; es como echar atrás el pasado, nacer de nuevo y plantearse nuevos desafíos como comunidad. Además, tiene que ver mucho con defenderse de lo foráneo, que de alguna manera viene a interferir en la cultura propia; es como una lucha por defender su identidad”.

 

 

 

Video: exploretikizia.com

 

 

 

  boruca.org

 

  XXI Entrada de Santos y Desfile de Boyeros en San José. Manteniendo viva la tradición

  AGITUBRIT, una nueva opción de turismo centrado en la cultura indígena Bribri

  Puerto Limón se viste de fiesta para celebrar su famoso carnaval

  XII Festival de las Esferas-Osa 2017

  Construcción e implementación de la Consulta Indígena

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR